June 3, 2018 -

As told to Uli Beutter Cohen, 2051 words.

Tags: Art, Theater, Culture, Politics, Process, Independence.

El Artista Visual Pedro Reyes habla sobre cómo combatir al policía en tu cabeza

De una entrevista con Uli Beutter Cohen
June 3, 2018
Highlights on
  Copied link to article!

Esta es la biblioteca de casa más impresionante que he visto. ¿Puedes señalar un libro que realmente ames entre estos mil libros?

Me la he pasado coleccionando libros toda mi vida. Empecé cuando era un niño y ahora probablemente compro de 200 a 300 libros al mes. My Voice Will Go With You por Milton Erickson es un buen libro. Él es un psicólogo e hipnoterapista que da a sus pacientes sólo cinco sesiones. Dice que si no pueden curarse en ese tiempo, entonces no podrán curarse nunca. Ese libro es sumamente útil porque es un recuento de cómo Erickson ha ayudado a sus pacientes a superar sus problemas. Cuando lees un libro, lo lees porque quieres encontrar algo sobre ti mismo. A mí me interesa la terapia, y he descubierto “fórmulas” en este libro que puedo usar con otras personas.

¿Te gusta dar consejos a la gente?

Sí, es divertido. Cuando le doy un consejo a alguien, lo robo de Erickson de la misma manera en que [Alejandro] Jodorowsky los roba de Erickson. Hay una historia sobre Jodorowsky en una librería en París. El vendedor de libros le dice, “Fíjate que hay otro tipo que también se viste de morado como que tú”. El vendedor de libros le dio a Jodorowsky un libro de Erickson porque ambos se vestían de morado. Fue reconfortante descubrir que mi creencia de que el método de Jodorowsky se basa en la escritura de Erickson era correcta. Fue como ver a un mago escondiendo el conejo debajo del sombrero. Fue como ”Oye, encontré tu fuente”.

pedro-reyes2-4.jpg

Fotografía por Uli Beutter Cohen

La primera vez que escuche sobre ti, fue cuando alguien me contó sobre tu proyecto Disarm, en el que convertiste armas confiscadas en instrumentos musicales.

Este proyecto tiene dos partes. La primera es Palas por Pistolas, en la que fundimos 1,527 armas confiscadas en 1,527 palas que fueron utilizadas para plantar 1,527 árboles. La segunda parte es Disarm, en la que transformamos más de 6,700 armas de fuego confiscadas en instrumentos musicales.

Fui inspirado por Antanas Mockus, un filósofo y matemático que se convirtió en el Alcalde Bogotá en los 95s. Redujo el crimen y organizó campañas para que la gente donara armas para que fueron fundidas y convertidas en diferentes objetos como cucharas y otras cosas. Él es uno de mis mentores y consejeros. Siempre consulto ideas con él. Mi otra inspiración fue Jodorowsky con quien tuve conversaciones sobre alquimia. Estábamos platicando de cómo convertir cosas en oro. Esas metáforas me llevaron a ideas sobre transformación social. ¿Qué tan larga quieres que sea la respuesta? Porque puede ser muy larga.

pedro-reyes-two-up.png
pedro-reyes2-3.jpg Fotografías cortesía de Pedro Reyes

Me encanta que nos cuentes sobre tus fuentes y procesos. Es intimidante ver una idea tan grande terminada. Es importante saber qué conversaciones te hicieron decir “Las armas son una porquería. Vamos a convertirlas en oro.”

En alquimia, trabajas con el nigredo, que es la materia oscura o el lado oscuro. Muchas religiones también han hablado sobre cómo transformar porquería en otra cosa. En Egipto tienes el escarabajo del estiércol. En el budismo, tienes la flor de loto que crece en el barro. En la alquimia, que está vinculada al cristianismo, tienes la piedra filosofal o la idea de que puedes convertir cosas en oro. Nuestro lado oscuro tiene que ver con nuestro impulso fanático por matar, que como primates era necesaria para nuestra supervivencia. De la misma manera que nos entusiasma el sexo, nos entusiasma la violencia.

En realidad estamos lidiando con el problema de las armas por nuestra proximidad con Estados Unidos. Esto hace a México más vulnerable al tráfico de armas. La doble moral sobre la frontera es que es muy peligroso para México ser vecino de Estados Unidos. 64% de todas las armas que se venden a nivel mundial son compradas por civiles en los Estados Unidos. Eso es más que todos los ejércitos y policías del mundo. Es como tener un vecino que está construyendo una alberca en el departamento de arriba y gotea. Lo que gotea son armas. No se trata de las armas del narco. Es sobre la industria de armas.

La culpa siempre es de quien jale el gatillo, pero tenemos que ver el marco sistémico, como la economía del miedo. El crimen y la guerra contra las drogas son un buen negocio para la industria de las armas. Es una especie de manifestación del capitalismo desastroso. Una sociedad paranoica siempre será alimentada por civiles que compren más armas y por un gasto masivo militar. Estados Unidos está totalmente secuestrado por el sector industrial militar. Dentro de ese contexto, la idea es tener un enfoque increíblemente ingenuo, que es destruir las armas que están diseñadas para matar, fundirlas y transformar ese metal en palas para plantar árboles. La idea de la escultura social es hacer una transformación física que con suerte conducirá a una transformación psicológica y a una transformación social.

Tenemos que transformar la materia…

Para poder transformar la manera de pensar. Para los cambios es muy importante tener una manifestación material. Ese es el rol de los rituales. En los rituales, el objeto y el sujeto son uno.

Has estado creando arte sobre temas sociales y políticos por mucho tiempo. ¿Cómo escoges tus batallas?

Al final, necesitas arte porque el arte es alimento para el espíritu y necesitas nutrir tu espíritu. Lo que tu alma anhela no es arte socialmente comprometido. Puedes encontrar confort y poesía en cosas que son completamente líricas pero inservibles. El uso de eso es la inutilidad. No creo que haya ningún valor extra en el arte socialmente comprometido o político. Creo que el arte en general tiene una misión social muy, muy importante. La mitad de las cosas que hago existen en un contexto político o social y trato de tener alguna agencia más allá del ámbito estético. Pero la otra mitad de lo que hago es muy clásico y romántico. A veces siento la necesidad de dibujar a una mujer desnuda y lo hago. En otras ocasiones siento la necesidad de hacer un proyecto pedagógico sobre el marxismo y lo hago.

¿Qué sientes necesidad de hacer ahora?

En este momento, estoy haciendo escultura. Pero, lo que haré inmediatamente mañana, es un show de marionetas en el que aparece Noam Chomsky y otras figuras, como Ayn Rand, quien es un personaje que nunca ha sido tomado en serio por la Academia debido a que es una vergüenza. Para cualquier tipo de persona educada, Ayn Rand es claramente una sociópata y una persona malvada de derecha. Pero el hecho de que existe todo otro mundo, en el que su libro es probablemente el único que todo mundo lee, no es tomado en cuenta. Su escritura pasa a ser como filósofa para aquellas personas y usan a Ayn Rand para justificar todas las injusticias que ayudan a traer al mundo.

Así como alguien más citaría a Deepak Chopra y diría, “Bueno, aquí está. Esta es la verdad”.

Sí, decidí traer a Ayn Rand y a otras figuras como Steve Jobs, Elon Musk y Donald Trump para esta nueva obra. Se llama Manufacturing Mischief, que es una versión de Manufacturing Consent de Noam Chomsky. Hay un dispositivo en la obra llamado Print-a-Friend. Es una máquina donde pones un libro y puff, imprime al autor. Noam Chomsky es invitado a juzgar una competencia científica, organizada por Elon Musk. Están en este ambiente de un festival intelectual-élite- -de-ideas. Gente como Steve Jobs y Elon Musk amaban a Ayn Rand. Es típico que la gente rica la ame porque justifica toda la opresión que causan.

Hay una tradición de tecnócratas que comenzó con Henry Ford y Federick Taylor. Ahora que Steve Jobs está muerto, la figura tecnócrata es Elon Musk. Es un visionario, pero es un visionario con ética capitalista. Sólo puedes pensar en ir a Marte como una fuente de esperanza si piensas que… en realidad, es una idea muy estúpida. No hay nada más estúpido que la idea de ir a Marte. Es una piedra aburrida y no hay nada allí. Es aún más estúpido que decir: “Voy a cavar un hoyo de 500 kilómetros de profundidad en la Tierra y vivir en él”. Quiero burlarme de toda esta estupidez.

pedro-reyes2-1.jpg

Fotografía cortesía de Sham Sthankiya

¿Qué es algo que te gustaría que los americanos comenzarán a hacer o que continúen haciendo, por tratarse de un cambio positivo?

Algunos de los movimientos más inspiradores del año pasado vinieron del pueblo estadounidense, como los estudiantes que organizaron March for Our Lives a fin de detener la violencia armada. Creo que es un movimiento increíblemente inspirador. También, el movimiento Me Too es increíblemente inspirador. Es muy importante que Estados Unidos continué teniendo liderazgo en movimientos civiles que defienden el respeto a las mujeres y la equidad de género, y enfrenten a la industria militar, porque eso es lo que representa el cabildeo de las armas de fuego. Es muy importante reconocer que algunos de los logros y movimientos sociales más importantes tienen también lugar en los Estados Unidos.

pedro-reyes2-2.jpg

Fotografía por LA Times

Estos son temas que se han tratado durante mucho tiempo, y algunas personas dicen que nada está cambiando. ¿Cómo te mantienes facultado para decir: “Vamos a seguir hablando de esto. Vamos a seguir haciendo arte sobre esto. No nos daremos por vencidos”?

Creo que hay cambio. Chomsky dijo algo que encuentro muy inspirador: “No hay nada que nos impida trabajar en la creación de un mundo mejor”. Somos increíblemente libres. Más libres de lo que queremos creer. No hay castigo social que resulte por criticar el sistema, por expresar el cambio que debe suceder. Es muy importante reconocer que toda la paranoia de ser controlado en las redes sociales es una mierda. La verdadera amenaza es el policía en la cabeza.

El verdadero logro de la ideología en los Estados Unidos es que la gente ha internalizado estos mecanismos de censura. En realidad, puedes decir lo que quieras en Estados Unidos. He estado haciendo un taller llamado Amendment to the Amendment en donde le pido a la gente que reescriban la Segunda Enmienda. Alguien siempre dice: “¿Y si aparece un loco armado ahora y nos dispara a todos? Eso es algo que se internaliza como un miedo. Es muy, muy importante superar al policía en la cabeza.

¿Cómo superas al policía en la cabeza?

Hay un taller específico, puedes hacerlo en un grupo, llamado Theatre of the Oppressed. Fue creado por Augusto Boal, un practicante de teatro de Brasil. Digamos que tienes miedo de criticar al gobierno porque es posible que no consigas una subvención. Las otras personas que están en el taller contigo comienzan a acercarse a ti y acosarte. Dicen cosas como, “Ah, eres una farsa. Vas por el mundo como si estuvieras desafiando. En realidad, sólo estás acomodando las necesidades de todos. Eres un cobarde.” Tienes que confrontarlos y decirles, “Váyanse al carajo. Voy a decir lo que yo quiera.” Te empoderas para superar el acoso. Puedes hacer este taller donde sea. Inténtalo.

Si fuera a pedirte un consejo, ¿parece que sería recordar que somos libres? ¿Es la libertad lo más importante?

Podrías decir eso. La amistad también es importante y es importante disfrutar la vida, pero la mayor felicidad llega cuando algo que haces hace felices a otras personas. Yo creo en la alegría indirecta. La satisfacción de contribuir a la alegría de otras personas.