February 1, 2017 -

As told to Brandon Stosuy, 2397 words.

Tags: Writing, Comedy, Beginnings, Independence, Multi-tasking, Anxiety, Spanish.

Tamara Yajia habla sobre lo que significa tener un trabajo

  Copied link to article!

Tú tienes un trabajo habitual. Ser una escritora de comedia y Twitter son cosas que haces paralelamente. Me interesa platicar acerca de escaparates creativos que no necesariamente generan un sueldo. ¿Cuáles son tus antecedentes? ¿Tienes planes de intentar escribir de tiempo completo?

Yo estudié literatura. Siempre me ha encantado leer, entonces así fue que empecé. Siempre tuve un diario, desde que tenía, no se, 16 años. Tengo un diario que habla de la primera vez que besé a un chico o la primera vez que tuve sexo oral y todo ese tipo de cosas. Siempre he sido sumamente detallada en cuanto a tener un diario.

Vengo de una familia de inmigrantes muy trabajadores- yo migré con mis padres de Argentina. Este es el otro lado de la historia. Nos mudamos aquí en 1995. Llegamos con $2,000 dólares. A mis padres les estaba yendo muy mal economicamente en Argentina. Llegamos aquí con lo que teníamos, y crecí con el ejemplo de mis padres que se rompían el lomo para poder darnos mejor vida. Eso fue lo que aprendí. El trabajar siempre ha sido: generar dinero y hacer que rinda. Esto siempre ha sido inculcado en mí como lo más importante.

Pero también soy creativa. Esto fue algo que ocurrió mientras vivíamos en Argentina: yo era como una estrella infantil, supongo. Era cantante, bailarina, salía en comerciales y cosas por el estilo, así que también cuento con ese otro lado, el cual se apagó por completo cuando nos mudamos aquí porque estaba aprendiendo a adaptarme a una nueva cultura.

Creo que hasta que tenía 16 o 17 años, no canté o hice algo creativo. Luego, cuando era un poco más grande, mi creatividad floreció de nuevo, pero seguía yendo a trabajar. He trabajado desde que tengo 16 años y se ha convertido en mi norma. Siempre fueron dos cosas distintas: existía el trabajo y después las cosas creativas alado.

Empecé con Twitter hace dos o tres años, usandolo de alguna forma como un sustituto para mi diario. O de la mano. Creo que la razón por la que empecé a tener seguidores fue porque construí una comunidad de amigos que también estaban en Twitter, gente que difundía las cosas que yo escribía. Supongo que eso también ayudó a darle forma a mi voz, o a los temas que escribo en Twitter.

Te das cuenta de lo que le gusta a la gente y lo que no. La gente me sigue por las cosas que me gusta decir y siempre funciona mejor de esta manera. Cuando estás siendo creativa, creo que fácilmente puedes llegar a sonar falso, y la gente percibe eso.

Fue una locura. Tenía 1,000 seguidores y recuerdo pensar, ¨¡Cielos, es muchísimo! Toda esta gente está escuchando lo que tengo que decir.¨ Y de pronto, dentro de un año y medio, ya tenía 30,000 seguidores. Es una plataforma increíble. Sin embargo, aquí está el problema, y muchos de mis amigos que tuitean también lo han sentido: Puede ser muy fácil estancarse escribiendo chistes de 140 caracteres. Ahí fue cuando un día dije, vamos a dejar esto a un lado por un momento y empezar a hacer otras cosas.

Entonces, dos años después, monté una obra de teatro, Cumming of Age. Tomé muchos de los diarios que había escrito cuando era más pequeña y los convertí en monólogos. Monté una obra de teatro. Patrocine toda la obra yo misma; seguí haciendo mi trabajo durante todo esto. Fue algo increíble porque me permitió tener el control absoluto de lo que se trataría la obra, de cómo se vería. Estaba todo en mis manos.

Pero es sumamente cansado, lo es - tengo un trabajo que es mentalmente drenador. Trabajo en hospitales, principalmente con inmigrantes ilegales que no hablan inglés, y traduzco para ellos. Hago eso durante 10 horas al día. Estoy hablando todo el día y absorbiendo todas esas energías y viendo lo mal que estas personas son tratadas por sus jefes y así.

Pero paga bien.

Me imagino que Twitter funciona como un escaparate, o un tipo de descompresión de tener que lidiar con las partes intensas de tu trabajo. Como Raymond Carver trabajando como guardia en un hospital. Hacía todos sus que haceres al principio de la noche y se pasaba el resto de su turno escribiendo. Es una buena forma de seguir adelante también.

Absolutamente. Me da gusto que tengo eso. Es como un desahogo cómico de todas las cosas deprimentes que veo en el día. Aunque eventualmente me gustaría hacer una carrera de la escritura, hay algo sobre esta vida real, las cosas crudas que motivan mi comedia. Trato de aprovechar mi situación y no sólo quejarme acerca de odiar mi trabajo todo el día. Muchas de mis ideas son producto de lo que veo en el trabajo.

¿Fue diferente hacer Cumming of Age? ¿Quieres hacer más obras, o estás en una etapa ahora en la que quieres escribir más en forma?

Creo que estaría contenta haciendo cualquiera de esas cosas. Este año por fin me admití a mi misma que sí quiero hacer esto. Antes, tenía un mecanismo de defensa en el cual decía, ¨Ay no. Estoy bien con mi trabajo que no disfruto específicamente, porque me permite escribir y actuar en las cosas que quiero sin tener un jefe arruinándolo .¨ Por ejemplo, si trabajará para un programa de televisión, me dirían qué escribir y no quiero eso.

Es más seguro ir a trabajar y tener un sueldo fijo y hacer algo sin mucho sentido que arriesgarte a hacer lo tuyo. Y esa es la cosa con ser creativa: Estás tratando de generar dinero de algo profundo. Da mucho miedo.

Este año, por fin decidí, ¨Sabes qué, voy a arriesgarme y posiblemente pasar menos tiempo en mi trabajo y a ponerle un poco más de esfuerzo a la escritura. ¨Es interesante: desde que tomé esa decisión, me han llegado oportunidades para realizar proyectos creativos, que antes no tenía.

Creo que era cuestión de yo abrirme y aceptar que podía hacer eso. Creo en esas cosas, pero me tomó varios años en poder tomar la decisión -de arriesgarme y no rendirme aunque fuese a entrevistas para trabajos de escritura y no conseguir el trabajo.

Creo que ahora que he decidido que sí quiero escribir y he puesto a un lado mis miedos, las oportunidades empezarán a llegar. Cuando estás bloqueado ante algo y piensas, ¨No voy a hacer esto. Estoy contenta como soy.,¨ entonces nada cambiará. Creo que ahora que cambié mi forma de pensar, las cosas empezarán a cambiar. Ya me puedo dar cuenta de eso.

Va a requerir esfuerzo de mi parte recortar la cantidad de días que pasó trabajando, y dedicarle más tiempo a escribir. Porque sino lo hago, es como decir, pues ¿qué viene primero? También va a ser aceptar que no tendré tanto dinero como estoy acostumbrada. No es como que soy rica o algo por el estilo. Logro estar bien pero va a ser un sacrificio que tendré que hacer.

Creo que en el próximo año o el siguiente, va haber un gran cambio en cuanto al tiempo que paso escribiendo versus el tiempo que pasó en mi trabajo. Creo que empezaré a ver la diferencia en ese entonces. Como dije antes, esto es algo muy, muy nuevo para mi -el decidir en arriesgarme sin miedo.

Existe el miedo de que al dejar el trabajo de alguna forma cambiará la energía, o de que el trabajo ha motivado lo que has hecho hasta ahora.

Ese era mi miedo. Pensé que comenzaría a odiar escribir si lo hacía de tiempo completo. ¿Quien sabe? Todavía no lo se. Podría pasar, pero no es como que, ¨Pues, amo mi trabajo de todos modos entonces, ¿qué tengo que perder?¨ Esa es la cosa. Tengo una voz fuerte. Soy muy directa. No le bajo el tono a las cosas. Soy bastante grave con mi escritura.

Esa es otra cosa. Como escribo para mi misma, puedo permitirme hablar de lo que quiero. El otro día, tuve una entrevista por teléfono para un proyecto potencial de escritura. Fue mi primera entrevista formal para escribir. Cuando colgué el teléfono, pensé, ¨Mierda, todos los ejemplos de mi trabajo que les mandé son muy mi estilo.¨ Todos trataban de sexo o de hacer del baño y así. Pensé, ¨Okay. Pues, ¿qué hace uno? ¿Necesito bajarle al tono o sigo haciendo lo que hago con la esperanza de que alguien reconozca que hay una voz fuerte detrás de esto?¨ No se. Sigo tratando de resolverlo.

No tienes que preocuparte por ser despedida por tuitear algo acerca de Barron Trump, cosa que has hecho.

Me sentí tan bien al tuitear que Barron Trump podría comer caca. Se sintió tan bien. Tienes razón. Son momentos como ese donde dices, ¨A la mierda. No le debo nada a nadie.¨ Si nunca le tengo que rendir cuentas a un jefe que me esté diciendo qué escribir o qué no escribir, seguiré feliz gracias a momentos como ese.

Toda el asunto con Katie Rich. Hasta donde entiendo, fue contratada inmediatamente por Dan Harmon. Pero es una locura que tuvo que disculparse y luego perdió su trabajo. En serio, es una locura. Son esos momentos en los que te digo que soy feliz de que no le tengo que rendir cuentas a nadie. Creo que Saturday Night Live en verdad la regó con esa.

Alguna vez has tuiteado algo que acabas borrando, por pensar, ¨Me pasé de la raya?¨

No bueno, borro como cinco tuits por día. O más, porque me gana la conciencia. Pero, si, puse un tuit de… Es bastante asqueroso, pero uno de mis primeros fue acerca de chuparle el pito a un perro. Obviamente nunca he hecho eso, pero era un chiste y una niña que me seguía me puso, ¨Te pasaste. Aborta, aborta.¨ Ella continuó escribiendo,¨Aborta.¨ Y dije, ¨Okay.¨

Equis. No siento que he cruzado esa raya en cuanto a los demás. Es cuando siento que sobrepase mi límite que digo, ¨Okay, me da pena lo que acabo de escribir.¨ Borro tuits todo el tiempo. Especialmente cuando voy a menstruar. Es la semana anterior que estoy sumamente insegura. Escribo tanta mierda y pienso, ¨Ay, Dios.¨

También tienes un libro de historias cortas.

Si, se llama, Life Is A Dance Floor And We’re Dancing Like Shit. Son como poemas acerca de la pubertad. Incluye muchas cosas que venían en mis diarios viejos. Y la historia principal viene ahí, se llama, ¨Diary Of A Trip Back Home To Argentina.” Trata acerca de la última vez que regresé a casa.

Normalmente voy una vez al año pero esta vez fue la primera que en realidad registré todo lo que ocurrió. Me enteré de unos secretos familiares muy locos. En verdad me encanta esa historia. Es la primera vez que realmente procesé lo que fue dejar mi lugar de nacimiento y lo que le ha afectado a mi psique y cosas por el estilo.

Una cosa que verdaderamente me gustó de una de tus piezas, ¨I Fucking Love My Perfect Life,¨ fue que cuando lo tuiteaste, el título decía, ¨Escribí un artículo acerca del hecho de que soy joven y colgado.¨ Luego lees la pieza y resulta ser algo muy tierno y bonito acerca de cómo tu vida no es perfecta.

Absolutamente. Ese es mi estilo. Cumming of Age es lo mismo. Puede ser muy gracioso, y también puede ser muy triste. Se siente falso cuando sólo trato de ser graciosa. En mis tuits, notó eso también. Si sólo intento ser graciosa, los odio. Ahí es cuando voy y los borro. Es ese balance perfecto de poder reirte de ti mismo, pero también ser honesto contigo mismo. Mi vida no es perfecta. Medio odio mi trabajo, pero gracias a Dios tengo esta voz y esta plataforma y estoy tratando y no dándome por vencida.

Tengo esos momentos por lo menos una vez a la semana, en los cuales quiero rendirme porque no recibes reforzamiento positivo para seguir adelante. Si luchas contra eso, eventualmente recibes una señal de esperanza que te permite seguir adelante. Me gustaría no necesitar eso. Algunas personas simplemente crean y crean y crean. Yo no siento que soy así porque soy demasiado insegura. Necesito algo de validación. Tan siquiera de vez en cuando.

Twitter me ha proporcionado eso, porque hay validación. Independientemente, la gente lee lo que escribo. Creo que eso ha sido un impulso para mi también. El saber que siempre hay una audiencia.

Es verdad, y me imagino que es eso lo que da miedo cuando estás tratando de escribir de tiempo completo, tener la esperanza de que la audiencia te siga afuera de Twitter y dentro de otras áreas.

Lo se, es aterrador. Tengo 33 años. Si tuviera 25 o algo así, sería una situación mucho más liberadora, pero si da miedo. Pero luego pienso seriamente en tener que ir a trabajar en mi ocupación actual por el resto de mi vida y me reuso. No pasará. Es ese tipo de mentalidad de, sal a trabajar que viví con mis padres cuando primero nos mudamos aquí, y sé que estoy recreando lo mismo. Es lo que aprendí. Es parte de ser un inmigrante también, pero luego pienso, pues ellos hicieron eso por mi para que yo pudiera hacer estas cosas. Está bien si tomo algunos riesgos en vez de sólo ir por el camino del tener un sueldo fijo y seguro.

Twitter te da validación. Es gratificación instantánea. Ahora todo el mundo quiere eso, y está jodido que los ¨likes¨ y ¨retuits¨ creen esa motivación, es una fuerza motriz. Pero no puedo hablar mal de esto. Hace que sigas adelante y te deja saber cuáles son tus puntos fuertes, cuáles no, cuál es tu voz, y qué tienes qué la gente se identifica contigo.

Estoy muy contenta de tener Twitter como una plataforma. Es raro ahora con la elección. Las voces están cambiando. Es raro cuando ves que la gente sigue haciendo chistes de cosas que no están relacionadas. Piensas, ¨Mmmm…¨ Muchos de nosotros ahí, estamos cambiando nuestras voces y descubriendo para qué es que queremos usar esa plataforma. Es todo otro tema. Y, si, Barron Trump en realidad puede ir a comer mierda. Me atengo a eso. En este punto al menos, nada está prohibido para mí.